Vaporizadores

 Los vaporizadores son capaces de extraer los componentes activos de la marihuana sin tener que hacer combustión (quemar la marihuana) y generar humo, los vaporizadores funcionan calentando la marihuana a altas temperaturas pero sin llegar a hacer que se quemen, con esto se consigue que en vez de humo salga vapor, en ese vapor se encontrarán los componentes activos de la marihuana y en mucha más cantidad que en el humo que inhalamos al fumar, y con el beneficio de no tener casi sin ninguna sustancia nociva, las cuales son muy abundantes en el humo.

Cuando fumamos estamos quemando la marihuana, la quemamos para que a través de la combustión desprendamos los componentes activos de la marihuana (terpenos, cannabinoides, flavinoides, etc...) a nuestro humo. Al fumar, la combustión o quema de la marihuana produce un humo en el que cerca del 85% son partículas nocivas como el monóxido de carbono o el alquitrán, que sumado a las altas temperaturas del humo irritan los pulmones y las vías respiratorias.

Al vaporizar la marihuana conseguimos un vapor con más del 95% de los componentes activos de la marihuana sin generar apenas sustancias nocivas como el monóxido de carbono o el alquitrán como ocurre al fumar.

Vaporizar además puede mejorar tu experiencia pues la marihuana vaporizada es más potente que fumada y dependiendo de las temperaturas de vaporización aprovecharás más unos componentes activos u otros, por eso los vaporizadores modernos incorporan un control de temperatura muy preciso para que consigas el efecto exacto que tú buscas.